26 enero 2009

El sueño y yo..


Desde pequeño, siempre he dormido muchísimo, recuerdo que algunos amigos míos se levantaban a las 8-9 de la mañana y no estaban completamente destrozados, sin embargo yo levantándome a las 12 de la mañana aún me arrastraba. En vacaciones, lógicamente que es cuando podía levantarme tarde, me intentaba levantar a la 1 de la tarde pero la "gorrilla" como siempre ha sido tan responsable me decía: "Te toca el salón y la habitáción"; pero por dios, está chiquilla no me dejará escaquearme nunca. Como uno se levantaba tan pronto, pues el resto de cosas las hacía a cualquier hora. Recuerdo muchas veces a las 3 y media, 4 de la tarde, con todo el sol en su esplendor salir a montar en bici como mi "BH California". Ahora salgo a las 4 de la tarde un verano en bici y me dan un yuyu.

Más adelante en la época del instituto pues más de lo mismo, creo que llegaba pronto a clase solo los días que tenía examen. ¿A qué no averiguáis quién iba a mi habitación a despertarme?, lo dejo en suspense pero creo que es bastante claro.

Contaría que prefiero quedar por la tarde para cualquier cosa porque por la mañana me cuesta ser puntual, pero claro la excusa del perro y las porras suelen funcionar. Pero esto ya me confieso otro día.

Me he dejado bastante partes sin contar, pero se podría resumir en que siempre me ha encantado y me encanta dormir. Sin embargo, llevo un tiempo que me cuesta muchísimo dormir. Cuando cuento que me cuesta dormir habitualmente me dicen que es porque pensaré en demasiadas cosas, pero si ¿lo único que pienso es en dormir? ¿cómo voy a pensar en otra cosa?. Una compañera del trabajo me dijo que pensara en una hoja en blanco, lo probé y no funcionó. Un sistema que me funcionó fue pensar en hojas negras numeradas, menuda locura, creo que por eso llegué al trabajo destrozado. Seguiré buscando métodos, pero creo que volveré a ser el de antes.. de todas formas, ahora que lo pienso me cuesta dormir pero luego me cueta también un montón levantarme.
Para evitar seguir durmiendo mal, por ahora hemos dado la vuelta al colchón, hacer no se si hará algo pero al menos tenemos que buscar el efecto placebo que puede provocar.

Aleee... menuda charla os he soltado. De entrenamientos hablamos otro día porque sino sería ya demasiado.

No hay comentarios: