05 agosto 2009

Como empezo todo (II)

Durante el año 2007 hice mi segunda maratón, que fue San Sebastian. En Donosti mejoré mi marca con respecto a Madrid pero era normal, Madrid es de todo menos un recorrido fácil puesto que tiene muchas cuestas y es un recorrido rompepiernas. Acabé muy bien de piernas, llegando a meta mucho más fresco que en Madrid y no por el tiempo. Después de esto descansé unas semanas y comencé de nuevo en la San Silvestre Vallecana. La San Silvestre Vallecana se acabará convirtiendo una tradición en la familia, porque ya este año convenzo al "policeman" para que corra conmigo, bueno más bien que la corra porque yo fui a hacer tiempo (gran error).
Creo que quería hacer un túnel hasta Madrid ;-)

Ya en el 1 de Enero comencé con los entrenamientos a cargo de Marcel Zamora, entre otras cosas 4 veces consecutivas ganador del Ironman de Niza. Los entrenamientos comenzaron siendo muy suaves, con bici de montaña, sesiones de natación al cursillo que iba (después me borré) y carrera. La motivación hacía que el cansancio ni apareciese.
Jejeje, entre rejas por malo

El 12 de Febrero de 2008, recibí el mejor regalo "material" de mi vida o como me dijero un día y con toda la razón, el "mejor puto regalo que te harán en la vida". Tenía todo ese regalo y ya en un post lo expuse, recuerdo ese día como si fuese hoy. Como estaba en medio de la planificación tenía dudas si correr "La maratón de la Gran Muralla China" era buena idea y es por ello que se lo pregunté a Marcel, pero como tenía prisa antes de que me contestara ya estaba apuntado. Los entrenamientos seguirían su curso pero enfocados en gran parte a la maratón. En medio de la preparación me rompí y creo que en gran parte por no estirar correctamente, no comer adecuadamente y lo peor de todo no descansar como debía. Todo corría peligro, sentía unos dolores terribles en la rodilla al andar y por primera vez en mi vida fui a un fisio. El fisio hizo un trabajo excepcional, pero fueron unas "chinitas" las que dieron en el clavo.
Mientras me recuperaba de la lesión, seguía entrenando la bici y la natación pero sin tocar apenas la carrera. Es en la semana anterior a la maratón cuando comienzo a correr algo (30-45') pero sin buenas sensaciones.

Ya en China (Pekín), fuimos a reconocer el circuito de la carrera. Consistía en andar unos 5 km, durante este paseo apenas podía bajar y subir la cantidad de escalones que había y me entraban ganas de llorar solo de pensar si no podía correr. En una de las excursiones nos ofreció la guía a todos, unos masajes de aprox. 1 hora por 20 €. Logicamente no podíamos dejar escapar la ocasión, yo porque tenía un dolor terrible y Marina porque se solidarizó conmigo ;-). Pues no se que hicieron las chinas, creo que fue al masajear la intersección de la espalda con la cadera donde desatascaron algo. Gracias a ellas, no me dolía apenas la lesión. Las chinillas no lo van a leer, pero GRACIASSSSS!!!

Día de inspección del terreno, espectacular!!

Sufrí durante la maratón, pero solo a partir del km.30 aprox. ya que volvió a aparecer el dolor pero mucho menos intenso pero había que disfrutar y todo lo que lo rodeaba hacía que el dolor fuera soportable. Curiosamente me adelantaba la gente bajando y subiendo los pasaba, pero porque los dolores bajando eran bastante grandes. Aún así un tiempo muy bueno y lo mejor de todo finalizando.

La maratón de la muralla, no soy capaz de describirla o si, pero en dos palabras "COMPLETAMENTE IMPRESIONANTE". Increíbles sus paisajes, increíble sentirte un privilegiado de poder correr allí, increíbles la gente de los pueblos y como animaban. Increíble todo, gracias Marina porque gracias a ti viví y pudimos vivir todo aquello.

Al acabar la maratón, otro masajito jejejeje. Me acuerdo perfectamente del masaje, los cuádriceps no se movían y la mujer se desternillaba de la risa al ver eso. Yo hacía de todo menos reirme, en una de esas decía se me va a escapar la pierna jajajaja.

Unos días de vacaciones y unos 10 días con las piernas como palos, al regresar a Madrid continué con la preparación al Ironman de Austria. Aquí ya está todo más que contado :). Austría, fue muy emocionante, las cosas salieron mejor de lo que creía y todos disfrutamos una barbaridad, no recuerdo nada negativo de Austria pero nada. El lugar era maravilloso, el ambiente entre todos era impresionante, teníamos un lago para hacer el cafre, una pizzeria para que yo comiera pizzas, una fregoneta para llevar a los payos, unas avispas para asustar a la "gorrilla", cosas para preguntar ;-), en fin maravilloso.

Esta foto lo expresa todo, aunque menudo dolor de tripa llevaba

No quiero aburrir más, continuará.. pero:
Si podéis hacer un ironman en la vida o una maratón, o cualquier prueba que haga que te superes a ti mismo tras una fase de sacrificio bastante grande. Por cierto, antes de que lo digáis si un niño también es la leche y no los he tenido ni creo que tenga, pero son cosas diferentes.

P.D. Un ironman lo termina quien se lo propone, no es de super hombre ni de super ricos ni de super de nada. Es propónerselo y poder dedicarle tiempo al entrenamiento.

No hay comentarios: