23 abril 2010

Ayer me sentí como un niño

Foto: segundamano.es

De pequeño tenía una bicicleta BH California Garden parecida a la de la foto, pero con amortiguador y todo. Me tocó porque mi colegio fue a aquel programa que se llamaba "VIP Guay". Tuve la suerte de ir en las casetillas del juego. Al finalizar el programa nos debería haber tocado un órgano eléctrico pero nos tocó una bici, mi primera bici nueva para mi. Cuando la vi, me puse más contento que unas castañuelas. A decir verdad, estaba preocupado por si el programa viera que se había equivocado en la decisión y luego nos la quitara, pero no fue así.

Con esta bici hacía todo tipo de recorridos, principalmente ir a ver a los amiguetes que vivían en Alcobendas, ir al velódromo a ver a la gente patinar, al reciento ferial a ver a la famosoa "Yeah chuche, yeah" jejejej. Recuerdo que muchos días me iba a las 4 de la tarde con toda la calor a montar en bici por la dehesa o por el parque de Andalucía, sin agua y con algún durillo en el bolsillo que le pedía a la mama. Luego me tocaba discutir en casa para dejarla en la terraza porque claro se dormía la siesta y yo despertaba (mi madre se acordara de esto seguro).

Ahora en vez de una BH-California tengo varias bicis, pero una de ellas es la bici de ciudad. Me lo paso en grande con esta bici cuando puedo sacarla, porque disfruto mucho sobre ella, por la postura, porque no tiene marchas, por ir por la ciudad con ella sin ir entrenando, ir al gym dejándola atada, moverme con ella simplemente por el hecho de disfrutar.

Ayer me recordó algo que hacía mucho de pequeño, me comí unos bolsa de gusanitos Rissi, me compré una coca-cola light (antes de peque coca-cola normal) y me faltó algo de chucherías para ser ya volver al pasado.

Diréis que es una chorrada de entrada o de experiencia, pero esta experiencia mi me dio una bocanada de aire fresco que realmente necesitaba.

Voy a intentar sacar estos momentos para a disfrutar sobre la bici de esta forma, iré al velódromo de nuevo, esperaré sobre aquella barandilla del velódromo, intentaré buscar aquellos half-pipe donde de pequeño disfrutaba viendo a la gente hacer sus trucos, me volveré a comer mis riskettos o mis gusanitos con mi coca-cola y me comeré mis chuches.

Que bonita es la infancia y qué poco se disfruta ahora!!

4 comentarios:

Ivan dijo...

Que tiempos...

Yo creo que esa añoranza se siente siempre que dejas durante mucho tiempo de hacer una cosa y el modo en el que la hacías.

Últimamente yo también he recordado cuando subía a ver a la gente al velodromo. O cuando el ir en bici era mas un juego, íbamos al Pardo, simplemente bajábamos a la plaza del pueblo y nos comíamos un donuts y 'pa' casa, y esto nos llevaba toda la mañana, ahora si vas al pardo vuelves a las 12:00 con 40 - 50 km y puedes dar gracias si te dejan comerte una barrita.

La verdad que de vez en cuando deberíamos de hacer las cosas como las hacíamos antes.

Chao.

Angel Luis dijo...

Ostia Ramón !! que te voy a contar de los Prieto que no sepas !!! jajaja Un nudo en la garganta !! jajaja Gran entrada. La verdad es que se me han pasado en un momento muchas situaciones por la cabeza. La verdad es que me esperaba otra cosa cuando has hablado de la barandilla del velódromo ;) jajaja, pero cuando he visto risketos en vez de palmeras me ha tranquilizado jajaja, a que sí Juli??
Pues eso a mi me ha traido recuerdos de cuando iba a entrenar con el bocata calamares en salsa americana a la pista roja de valvanera. Cuando llegaban los compis de balonmano a nadie les gustaba, al cabo de unos meses todos llegaban con el suyo jajaja.

Bueno Ramoncín, bonita entrada, un besote !!

andretti04 dijo...

Ivan, exactamente que tiempos!!! no había preocupaciones más allá de los estudios, las chicas y que tu madre te diera unos durillos para el bocata ;-). Según te he leído lo de la plaza del pueblo me he acordado que yo también hacía eso jejejeje, me comía un perrito de 50 pelas y tan feliz!!

Angel, bocata calamares con salsa americana??? joerrrrr jajajaja ¿ibas bien al baño ehhh?. Como mola que te recuerden cosas de pequeño, no me acordaba de la barandilla de la que tu hablas ;-)

guiliano dijo...

Si esa barandilla hablara, menos mal que había palmeras. A ver si la próxima vez que nos reunamos nos comemos unas buenas palmeras jejejejeje

Por cierto, ¡¡¡Yo tuve una bici igual que esa!!!