15 julio 2010

Ya queda menos..

Hay cosas del rendimiento deportivo que no soy capaz de entender. La semana anterior como comenté fue bastante dura en cuanto a entreno, tanto por horas como por intensidad, lo que me hizo llegar al domingo realmente cansado. Lo curioso es que hace dos semanas también fue duro, pero pude encadenar el siguiente microciclo más duro todavía sin síntomas de fatiga intensa. Sin embargo esta semana llevo desde el lunes que no levanto cabeza en cuanto a cansancio, también he de decir que me falta algo de horas de sueño, pero no es óbice para que no sea capaz mi cuerpo de obtener energía para estar bien.

Durante esta semana y la que viene, la alimentación pasa a un primer plano. El trabajo ya está hecho, ahora toca descansar, alimentarse bien e hidratarse. Normalmente guarreo muy poco con las comidas, por no decir nada, pero es ahora donde si estoy más obsesionado aún. Basta que estés pendiente de algo, para que te apetezca comerte un donuts, un trozo de tarta o cualquier cosa infectada de grasas saturadas que por cierto están buenísimas y producen mucha adicción. Además cuando ves una bamba de nata rica más todavía jejeje. Algunos diréis pues vaya obsesión, en cierta forma tenéis razón, pero a mí me gusta vivir las experiencias sabiendo que he hecho todo lo mejor posible.

Ya que la semana pasada os conté un rollo de entrenamiento, al final salieron 25 horas de entrenamiento totales. Repartidas las horas en 9,3 km de natación, casi 14 horas de bici y 5h48’ de correr más 2horas de gimnasio. La distribución de horas está bastante compensada, para eso está Joserra controlándolo todo.

Aleee....

No hay comentarios: