13 junio 2011

Tercer año consecutivo que hago Maresme, más además tras descubrir un grandioso Coulant que hace que la prueba salga como salga de igual. Ahh por cierto, half-challenge es medio ironman, 1,9km-90km-21km. Se me olvida, esto ocurrió hace ya casi 3 semanas, pero uno está lentito este año.

Si empezamos por el final, acabé totalmente descontento con mi rendimiento, con el tiempo en la natación y sobre todo con el tiempo de la carrera. En la natación este año estoy trabajando un montón, bueno más bien llevo desde Octubre del año pasado sin parar de nadar, es mi gran talón de Aquiles. A día de hoy, mis tiempos han mejorado considerablemente, pero a decir la verdad, para mi no lo suficiente. Cierto es, que soy capaz de hacer las series (más de 10) de 100 en tiempos de 1.28-1.30, cuando antes mi mejor 100 era 1.34; pero eso no quiere decir que yo esté contento. Más bien estoy descontento, porque por más tiempo, más entreno, más recursos, no me es correspondido. Bueno, al final una de las cosas que me ha enseñado el IM es la constancia, y en esto si que soy tozudo.

No voy a hacer la típica crónica de me levanté a las 5, fui al baño saqué la chorrilla, meé, desayuné, me puse el neopreno, le di un beso a mi pareja, sufrí en la natación, sufrí en la bici, sufrí en la carrera y entré en meta con los hijos en la mano, lo primero porque no tengo hijos y lo segundo es que sin hijos no me lo voy a invnetar, pero la verdad es que tiene que molar hacerlo. Me gustan las que me cuentan algo más y yo cada día, como me dijo el pollito, soy más viejo, como soy más viejo me gusta menos contar cosas. ¿Será la edad la que me hace que cada vez cuente menos en el blog?.

Voy a contar algo.
El día de la prueba casi no me levanto ni a competir, tenía sueño, no me apetecía estar más de 4 horas haciendo triatlon. Desayuné en la misma cama, todo esto con el pollito riéndose de mi por mi cara de dormido y mi forma de comer mis típicos sandwichs mixtos con zumo de naranja en la propia cama. Ahhh, ¿sabéis que come el pollito el día antes de la prueba y el desayuno?? que lo cuente, que lo cuente!! Me vestí, bajamos al desayuno, gente con las medias de compresión, otros comiendo muesli, pero si lleva muchísima fibra pero bueno, otros con su camiseta de la última super carrera, algunos de clubes creyéndose que los que no iban uniformados éramos paquetes, gente normal y gente que parece que viene de fiesta (como yo).
Me puse el neopreno, calenté y todo, ni yo me creía que estuviera haciendo esto. Me puse en la segunda fila haciendo caso al entrenador. Comienzo a nadar, leche por aquí, leche por allá, ¿intento coger un grupo? venga vamos allá, nada no hay forma, parezco tonto. Nadando solo como siempre, llevando mi ritmo y desgastando energía, pero es que uno es así y no aprende. Salgo del agua, cansado, muy cansado y encima con un tiempo por encima del esperado. Tengo que cortar el neopreno, porque no hay forma de sacarlo.

Siguiente etapa, a montar en bici. Aquí poca historia, wattios marcados, comida, bebida y cuanto antes llegue, antes termino. Prueba superada, wattios marcados y tiempo según wattios.

Tercera y última, a correr. Mis zapas de siempre de las competiciones. Toma impacto, toma, las zapas parecen piedras, serás cenutrio Ramón pero si esta temporada no has corrido ni un día con ellas. Da igual, Ramón es super!!! jejeje, super super, km 17 pidiendo la hora, niño dame unas esponjitas, un poco coca-cola o pepsi, un gel, otro gel, dios esto no se acaba. Se acabó, canto en la meta, veo el tiempo, prefiero no mirarlo, cojo unos bocatas, una cerveza, unas fresas, unas patatas fritas y a recuperar. Pollito, tomo un bocata fuet, otra cosa no, pero que buenos están. Pollito, que mal la natación, ella como siempre no te quejes tanto que vas muy bien, siempre estás quejándote Ramón, siempre. Nooooo, nooooo, es que..... pero si tal, pascual... que si..

Unas fotos que me encantaron de la prueba...

Unos días después me entró mucho bajón por la prueba, por mi rendimiento. Pero esta semana, tras hacer desde el jueves unos entrenos muy buenos, me he vuelto a venir arriba. Seguro que dentro de 2 semanas estoy quejándome otra vez, mira que me quejo ehhh!!!

1 comentario:

Pollito dijo...

Ramón quejarse, que va, jejeje. Sus quejas hacen que superarse día a día, por eso mejora, si, si mejora. Aunque el chico nos ha salido un poco exigente conmigo mismo y quiere más. Yo estoy muy orgullosa de él y de su progresión, va despacico pero con buena letra.

Un secreto para este medio, iba con muchos menos días de entrenamiento que los anteriores.

Ah! se me olvidaba. Como buen pupilo, yo cuando compito, si el pollo compite a su manera claro, jejeje. El día anterior ceno una pizza de jamon y queso y el día de la prueba desayuno mi zumito de naranja y mi sandwich de jamón y queso. Seré una copitota pero me funciona.

Por último, mira que me enrollo, tienes una sorpresita en casa, para evitar esos días de bajón, así que arriba arriba non ti preocupare y alegríaaaaaaaa