22 septiembre 2011

Días previos..



Como soy así, no quiero dejar la crónica del  Ironman de Canadá para dos meses después. Para que no se os haga pesada voy a dividir la crónica en varias entregas , porque alguno sé que no llegáis al final de las entradas ehhh!!! Hoy os cuento, la llegada, los hechos relevantes antes del domingo de la prueba y mis tonterías, porque al final es lo que os cuento.

Bueno, pues llegamos a Canadá el martes 23 de Agosto,  tras unas cuantas escalas, que si Heathrow, que si Calgary y finalmente en un avión de hélices llegada a Kelowna. Era la primera vez que montaba en una avión de hélices. Estaba como un niño viendo lo pequeño que era, pero más preocupado estaba si mi bici cabía ahí. La maleta entró y la bici llegó sana y salva, no tanto la maleta que se llevó un buen golpetazo. Algo que experimiento siempre y que me hace mucha gracia es sentirme un cerdito en el avión, ahora te apago las luces, ahora os damos de comer, ahora a dormir, ahora bajaros que habéis llegado ¡venga cerditos!!! alee..



Estuvimos alojados en dos pequeñas ciudades, primero en Kelowna a unos 60 kms de Penticton y después en Ossoyos más o menos a la  misma distancia. Ambas ciudades están dentro de lo que se denomina "Columbia Británica". Los 60kms en un lugar normal no se tardarían más de 45', pues allí con carreteras buenísimas, tardábamos más de 1 hora. La mayoría de los tramos no permitían circular a más de 80 km/h. El recorrido era totalmente precioso, lagos inmensos, naturaleza por todos lados y apenas edificios.Si volviéramos intentaríamos ir si o si a Penticton, porque los trayectos hacían que perdiéramos mucho tiempo, aunque por el lado bueno nos permitio descubrir más pueblecitos.

Varios días fuimos a nadar a una piscina con unas instalaciones increíbles. Tenía hasta una pequeña zona de olas para hacer surfing, trampolines de 1,5m-3m, jacuzzis y una piscina de 50m dividida en dos. Lo más curioso de todo es que la gente respetaba las calles, la primera vez que veo eso en una piscina!!!, mis amigas las mujeres de nado a braza tenían su calle y la respetaban, si la respetaban. Curioso también que solo Maite y yo llevábamos gorro.

En Penticton, ciudad donde se realiza el Ironman, descubrí que Forrest Gump se apoderadó de mí. Me senté en un banco, Forrest se metió dentro de mí y mirar como me quedé..


Mientras estábamos en Penticton vimos que se disputaba la carrera de los Ironkids, 1km para los peques y 5 km para los mayores. Allí fuimosMaite y yo. Corriendo los 5 km, íbamos detrás de los pequeñajos que nos iban ganando, le decía a Maite ¡Qué nos gana el neneª y ¡ y la nena! ¡qué nos ganan!. Al principio me decía a por ellos, luego ya fue, ¡Ahh vale, déjales, tampoco pasa nada! jajajajajaa. Disfrutamos mucho de la carrera, nos llevamos una lápices de colores, unos tatoos del ironman, un cuaderno para colorear y una super-pulsera del Ironman.

Hasta el día de la prueba, fuimos a la expo a gastar, a nadar al lago, probar la bici para ver si estaba todo correctamente y a ver como Maite se comía un gofre sin grasas "trans" como decía el anuncio. No sé si tenía grasas grasas trans o no, pero lo probé un poco y estaba de muerte!! El chico me dijo que iba a estar todos los días, pero no, se fue... se fue, como la canción y mi gofre también se fue..se fue..... arghhhhhhhhhh!!!


El día antes de la prueba, sábado, nadé en el lago donde se desarrollaría la prueba. La pena es que no estaba señalizado el circuito de natación y yo siendo tan bueno como soy, no pude tomar ninguna referencia. Le pregunté al niño de la foto, pero no me supo decir, ¿ qué creeis que estaría pensando el niño cuando me vio salir así? seguro que dijo, menudo gorro más feo.



En la próxima entrega los prólogos del día de la prueba y la natación... nos os aburráis ehh!!

2 comentarios:

Kamik dijo...

Que abusón con los enanos!!! Mídete con gente de tu edad. Ahhh si también ganaste a los de tu edad, jejeje

andretti04 dijo...

Fue muy gracioso salir del agua y encontrarme al enano mirándome como si fuera un astronauta. Hubiese sido gracioso saber que pensaría.

Los de mi edad en Hawai ya verás la que me lían jajaja, eso si que son abusones.