27 diciembre 2011

Juego del ultimátum

Foto de: http://www.saludaldia.info

La pasada semana, no recuerdo muy bien a que hora fue ni que día, sintonicé "La 2" en la televisión. Estaba el programa REDES, con el "economista" Eduardo Punset. Parece ser que el programa ha vuelto a sus fueros, siendo más un programa de ciencia visible, y no un programa solo apto para científicos eruditos. El caso es que estaban hablando de ciencia y economía. Hablaron de un test psicológico que me pareció muy interesante.

El test se llama "juego del ultimatum", participan dos personas y se juega con dinero real, en el caso del reportaje con 100€. A la persona que se le entrega el dinero, se llama proponente y a la otra parte respondedor. El proponente tienen que dividir en dos partes no necesariamente iguales y quedarse con la que se le antoje. El respondedor tiene entonces dos opciones: quedarse con la parte que ha dejado para él el proponente o decidir que los dos se quedan sin ninguna. Los dos conocen las reglas del juego previamente y el respondedor conoce el reparto realizado por el proponente. El juego es solo a una mano. Si se quiere repetir tendría que ser con otros jugadores.

Si por ej. el proponente entrega 60€ al respondedor y él se queda con 40€, posiblemente el respondedor acepte el trato o no?. En sentido contrario podría ocurrir lo mimo, el proponente se queda con 60€ y el proponete con 40€. El cerebro tiene a ser justo o aceptar un trato justo, a la ecuanimidad. En el reportaje decían que cuál es la razón por lo cual vas a rechazar cualquier trato, cuando antes del juego no tenías nada de dinero. ¿Qué harías tú? Yo por ej, si me dan 20€ no los aceptaría.

Os pongo un texto extraído de la web http://neofronteras.com/?p=1160:

"Según informan en su artículo del número de abril de Psychological Science, el cerebro encuentra el comportamiento egoísta emocionalmente desagradable (obviamente el de los demás), y un grupo de neuronas diferente encuentra la equidad edificante. Es más, estas señales emocionales suceden en estructuras que son rápidas y automáticas, así que parece ser que el cerebro emocional deniega o desautoriza la actividad de la parte racional de la mente, que es más deliberativa. Enfrentándose a un conflicto la posición por defecto del cerebro es, por tanto, demandar un trato justo.
Además, cuando los científicos examinaron el cerebro de aquellos que se tragaban su orgullo por unos dólares, la actividad cerebral mostraba un patrón específico. Parecía ser que la parte inconsciente de la mente puede temporalmente apaciguar los ánimos de una respuesta de desprecio, permitiendo a la parte racional y utilitaria del cerebro mandar, al menos momentáneamente."


Curiosa la conclusión : "Si le pagan igual que a sus compañeros de oficina aunque usted saque adelante más trabajo ya sabe por qué esto le hace sentir mal"

No hay comentarios: